El agua con azúcar no va a salvarte de las agujetas

agujetas y azúcar

El fin de las vacaciones se acerca y durante las próximas semanas muchos volveréis a retomar vuestros entrenamientos. Este es ese momento del año en el que muchos de vosotros os reencontraréis con esa vieja conocida de cualquier brave: las agujetas

Y ahí va la información más importante que debéis aprender hoy: el agua con azúcar no va a salvaros de las agujetas. No. Sentimos romper un mito que habrá crecido con vosotros dese que sois unos críos, pero es así. Tus agujetas no se solucionarán por beber grandes cantidades de agua con azúcar.

agujetas y azúcar

Las agujetas son un sobreesfuerzo que el cuerpo sufre y durante el que se producen muchas pequeñas roturas de las microfibras musculares al realizarse un esfuerzo mayor al que el cuerpo está preparado para resistir. Así que realmente no existe ningún remedio para acabar con ese dolor que nos producen las agujetas, pero sí existen ciertos hábitos que pueden ayudar a evitarlas o a reducir su intensidad:

  • Un buen calentamiento y aumentar la intensidad de los ejercicios de forma progresiva pueden reducir el riesgo de sufrir agujetas, sobre todo tras haber estado sin realizar ejercicio durante un importante periodo de tiempo.
  • Hacer más ejercicio. Si algún día os pasáis con la cantidad de carga en vuestro trabajo, y al día siguiente las agujetas no os dejan moveros: llenaos de voluntad. Los ejercicios aeróbicos serán vuestro principal aliado: ir a caminar, a correr, andar en bicicleta, nadar… Incrementar la circulación sanguínea facilita la cicatrización de las micro roturas.
  • Mantener una buena alimentación. Si tu cuerpo dispone de todos los nutrientes necesarios: si mantienes una dieta rica en vitaminas, proteínas, hidratos de carbono y, por supuesto, frutas y verduras, a tu cuerpo le será más sencillo recuperarse de las agujetas
  • Beber mucha agua. Debes mantener tu cuerpo hidratado para evitar que se produzcan las micro roturas
  • Llevar una vida lo más relajada posible: puede sonar utópico pero es cierto que dormir lo suficiente y evitar el estrés pueden ayudarnos a reducir las agujetas, ya que los músculos resisten peor el exceso de presión cuándo se encuentran tensos.
  • Contrastes frío-calor. Aquí nadie te mintió, los baños de agua fría y agua caliente ayudan muchísimo a reducir el dolor producido por las agujetas.
  • Los masajes también serán uno de tus principales aliados contra las agujetas. Pero recuerda que siempre deben ser muy suaves, sin ejercer demasiada presión ya que podrías aumentar la rotura de las microfibras y sólo lo harías peor.
  • Para los más quejicas, también existen diferentes tipos de geles y pomadas que incluyen analgésicos en su composición. Así que si crees que no puedes soportar el dolor, siempre puedes relajarte en el sofá de tu casa y utilizar alguno de estos productos.
  • Y por último, pero no menos importante, sino todo lo contrario: realizar buenos ejercicios de estiramientos. Son el abc para evitar el dolor producido por las agujetas, algo que no se le puede quedar atrás a ningún brave.

Leave a Reply