Barkley Marathon: la carrera más dura del mundo

Barkley Marathon

¿Te imaginas participar en una carrera que rememora un famoso asesinato, que sólo 15 personas han logrado acabarla a lo largo de dos décadas y dónde los seleccionados para participar se eligen prácticamente al azar pero a sabiendas de que muchos de ellos jamás podrán terminar la competición? Así es Barkley Marathon.

Barkley Marathon

No estamos hablando de una película. Existe. Pero lo de participar no está al alcance de cualquiera. Hablamos de la Barkley Marathon, y probablemente sea la maratón más dura del mundo.

Barkley Marathon

La historia

En el año 1977, James Earl Ray, que cumplía condena por el asesinato de Martín Luther King en el centro penitenciario Brushy Mountain intentó fugarse. Brushy Mountain era una prisión de máxima seguridad localizada en Tennessee, concretamente en el parque Frozen Head. Y se había situado allí para asegurarse de que, aunque alguien consiguiese escapar, le resultaría imposible atravesar las montañas sin ser capturado. Y así fue. El cuerpo de Earl Ray fue encontrado 54 horas después de haberse escapado y tan sólo se encontraba a 14 km de la prisión.

Años después, este famoso intento de fuga despertó el interés de dos corredores que decidieron repetir la ruta para entender las dificultades a las que se había enfrentado el criminal en su empeño por escapar. Pero ellos sí lograron recorrer el parque en menos de dos días. Así nació la Barkley Marathon, que actualmente todavía sigue siendo organizada por uno de estos dos corredores, Gary Cantrell.

La primera edición de la carrera fue en 1986 y desde entonces tan sólo 15 personas han conseguido superarla. Año a año las reglas de la competición han ido variando, con el propósito de hacerla cada vez más complicada, intentando incrementar siempre el reto que supone. En la actualidad, la competición se celebra a lo largo de un fin de semana, comenzando un sábado por la mañana y terminando el lunes de madrugada. Los participantes tienen que recorrer 161 km, divididos en 5 vueltas al parque Frozen Head, y el tiempo máximo para conseguirlo es de 60 horas.

Barkley Marathon

Pero su dificultad no termina aquí. La carrera, que se produce campo a través, sólo cuenta con dos puntos de avituallamiento por vuelta, y el camino a seguir no se encuentra marcado por ningún tipo de indicación, por lo que además de ser un buen corredor de maratón, también debes saber desenvolverte en la naturaleza. Al no existir un camino marcado, Cantrell creó un sistema para asegurarse de que los participantes siguen la ruta correcta: antes de empezar la maratón, todos reciben el nombre de un libro y un número de página, por lo que deben encontrarse con los distintos libros durante la carrera y arrancar la página correspondiente para presentarla al llegar a la meta.

¿Sigues pensando en participar? He aquí otra de las grandes peculiaridades de la Barkley Marathon: no existe formulario de inscripción, ni página web, ni se sabe la fecha exacta de la carrera. Lo único que sí existe es un correo electrónico que sólo es conocido por algunos privilegiados que evidentemente no suelen querer compartirlo, ya que Cantrell tan sólo acepta a 40 personas por carrera, sin importar el número de solicitudes que reciba. Por otro lado, aunque alguien consiguiese hacerse con el correo, debes conocer el día y la hora exacta a la que se aceptan solicitudes. Y ni siquiera los afortunados que consiguen todos estos datos se aseguran participar en la carrera, Cantrell selecciona personalmente a los participantes y lo hace en función de sus logros, experiencia y también a partir de una redacción que les pide que escriban: porqué debería participar en la Barkley Marathon. En base a esto, elige a los candidatos y otro dato que se conoce es que siempre elige a lo que se denominacordero de sacrificio”, y es un corredor elegido con la certeza de que no podrá completar la competición.

Existen muchos otros datos, noticias y especulaciones. El secretismo que envuelve a la Barkley Marathon hace que realidad y leyenda se mezclen convirtiéndola en una auténtica tentación para todo amante del riesgo y el deporte.

Lo que podemos asegurar, sin duda alguna, es que la Barkley Marathon es una de las competiciones más duras y extremas del mundo.

Así que, cuéntanos, si hoy recibieses un email del mismo Gary Cantrell, ¿participarías en la Barkley Marathon?