Beneficios de entrenar en la playa

By 28/07/2016 General No Comments
Beneficiosdeentrenarenlaplaya

¿Te has ido de vacaciones y temes perder la rutina que tanto te ha costado conseguir? ¡qué no cunda el pánico!. Hoy te traemos los beneficios de entrenar en la playa y algún consejo para que conviertas la playa en tu gimnasio particular. 

Ventajas de entrenar en la playa

Además, de refrescarte y recargar pilas, la playa es un escenario perfecto para entrenar. Algunas de las ventajas que ofrecen son:

  • Gran trabajo de resistencia del tronco inferior: Usa la fuerza del agua para fortalecer las piernas. Camina o corre a contracorriente por la orilla y notarás cómo tus músculos trabajan más. Además, puedes aprovechar la inestabilidad de la arena para ejercitar tus tobillos. (Como consejo, si tienes problemas de rodilla o tobillos no corras por arena mojada, hazlo mejor por la arena más dura que evita posibles sobrecargas en tus músculos).
  • Permite combinar diferentes disciplinas: Que mejor que jugar unas palas o un voley sobre la arena. Con estos deportes, conseguirás ejercitar todo tu cuerpo, además de divertirte. Si juegas una hora a las palas puedes llegar a quemar hasta 220 calorías, y además de fortalecer los brazos también ejercitas los abdominales, piernas y glúteos. Si lo que te apetece practicar es voley playa tienes que saber que este deporte es muy completo y podrás quemar hasta 585 calorías con jugar unos 45 minutos. Concretamente, con el voley entran en acción las pantorrillas, muslos, hombros y brazos.
  • Mejora la circulación: Cualquier ejercicio aeróbico ayuda a mejorar tu circulación sanguínea y la oxigenación del organismo, pero si le sumas los beneficios del yodo del agua del mar y el efecto de las olas multiplicas los beneficios.
  • Nadar en aguas abiertas: Como ya sabrás los deportes acuáticos son dónde corres menos riesgo de lesión y de sobrecarga para tus músculos. Así que es la opción perfecta para darle un “descanso” a tus músculos sin dejar de ejercitarte. Por otro lado, si añades que al nadar en aguas abiertas te beneficias de la fuerza del mar, el esfuerzo tiene doble recompensa.
  • Superficie con menor impacto:  Burpees, tan queridos y tan odiados a la vez, ¿sabías que la arena es el lugar perfecto para hacerlos? Tendrás menos impacto sobre tus extremidades. Puedes aprovechar para realizar un entrenamiento HIT sobre la arena de la playa, tu tobillos y rodillas te lo agradecerán.

Correr por la playa_Bravento

Consejos para playeros

Seguro que tras leer las ventajas ya has metido tus zapatillas en la maleta para darlo todo en la playa, por ello te vamos a dar unos consejos para que aproveches la experiencia al máximo.

  • Regula el entrenamiento: Al cambiar de superficie nuestros tobillos y rodillas se ejercitan de forma diferente, así que comienza poco a poco sino puedes tener sobrecargas. ¡Nada de correr los 21 km el primer día de playa, que nos conocemos!
  • Evita las horas centrales del día: Como te explicábamos en el post de los beneficios de entrenar con calor, las altas temperaturas hacen que nuestro cuerpo se adapte a las mismas condiciones que el entreno de montaña lo que nos ayuda a mejorar la resistencia. Pero eso no significa que por entrenar a las 12 del mediodía de un 15 de agosto vayas a convertirte en un keniata. Usa la cabeza y aprovecha las primeras horas de la mañana o las últimas de la tarde para entrenar, además, así no tendrás que ir sorteando sombrillas y castillos de arena.
  • Después de cada entreno pégate un buen chapuzón: En las ventajas te contábamos que el yodo del agua del mar y el movimiento de los olas multiplican los beneficios en tu circulación sanguínea, así que después de cada entreno, ¡al agua patos!
  • Nada al ritmo de las olas:  Algunos lo definen como bailar con las olas (sí, estamos un poco románticones)  pero lo cierto es que cuando vas de frente a la ola lo mejor es compaginar el ritmo de tu brazada con el de ola. Aespera a la bajada la de ola para acompasar tu brazada. Por otro lado, cuando sientas que la corriente te lleva, intenta nadar hacía la otra dirección, en paralelo a la costa o en diagonal, aunque sumes unos metros más.

 

Ya tienes todo Brave para disfrutar de la playa sin perder la forma porque cuando vuelvas tenemos muchos retos que plantearte. Ah ¡no olvides embadurnarte en crema solar, que cómo dice nuestras madres “el sol está muy malo”!