¿Haces una buena recuperación después de tus batallas con Bravento?

Foto piés recuperación

Cómo habréis visto, una de las novedades que tiene Bravento, se basa en disputar batallas con otros usuarios. En las batallas se trata de batir la marca del contrincante, sin saber en cuánto tiempo la ha realizado. Sólo sabemos la distancia y el nivel del otro usuario, por lo que nos tocará hacer la batalla a tope si queremos asegurar un triunfo. Se trata de dar lo mejor de uno mismo en esa distancia, por lo tanto, nos lo podemos tomar como un entreno de calidad, ya que la exigencia a nivel físico va a ser muy grande, y si es así, debemos seguir unas pautas post-batalla Bravento para recuperarnos bien, y en el mínimo tiempo posible. Os dejo unos consejos a seguir para una recuperación completa. Según la distancia que hayas realizado, no es estrictamente necesario seguir todas las pautas, pero cuantas más hagas, mejor.

  • Hidratos+proteínas. Cuando acabamos de hacer ejercicio, nuestro cuerpo entra en un estado al que se le llama ventana anabólica. Ese estado tiene una duración de entre unos 45 minutos y 1 hora, y en ese espacio de tiempo, nuestro cuerpo tiene una mayor capacidad de absorción de nutrientes. Es por eso, que es muy importante que miremos de comer siempre después de realizar nuestros entrenamientos, para recargar nuestros depósitos de glucógeno, devolver a nuestro cuerpo la energía, y recuperarnos más rápido. Asegúrate de comer hidratos de calidad, y algo que te aporte proteínas para una buena recuperación del músculo. Un ejemplo de una comida completa post-entrenamiento podría ser un plátano mediano y un yogur, o una tostada de pan integral con pavo, y un zumo de frutas.
  • Estira siempre. Realiza estiramientos estáticos de unos 20 segundos de todos los músculos de las piernas, y si tienes tiempo realiza también estiramientos de espalda y trapecio, porque también soportan grandes cargas. Con los estiramientos devolverás a los músculos a su posición original, y permitirás que la sangre circule con mayor facilidad por ellos.
  • Frío en tus piernas. Esto es algo que suele dar mucho pereza, sí, porque no decirlo con claridad, da mucho por saco. Pero normalmente lo que pica, sana, ¿no? En este caso es lo que hiela, recupera. No gusta nada tener que darle frío a las piernas, y más si es invierno, pero la verdad es que va de maravilla. Si has realizado un entrenamiento de gran desgaste muscular, el frío activará tu circulación y acelerará mucho tu recuperación. Puedes aprovechar el momento final de la ducha para echarte agua fría unos minutos, o la versión pro, que se trata de coger un cubo, poner agua y hielos, y a refrescar las piernas. Eso está muy bien porque puedes realizarlo hasta unos 20 minutos sentado en el sofá, pero el agua sólo te cubrirá hasta las rodillas.
  • Ten las piernas en alto. Si vas a estar mucho tiempo sentado, mejor que tengas las piernas elevadas para favorecer la circulación, o que al menos te levantes cada hora y andes un poco, para evitar estar muchas horas seguidas sin moverte.
  • Recuperación activa. A no ser que estés en un estado de lesión, o de dolor muscular muy grande, siempre que tus músculos te permitan moverte, intenta no estar parado. Después de una carrera o un gran reto queremos darnos el premio de estar 2 o 3 días sin pegar golpe, pero nos puede pasar factura, si queremos volver a entrenar en un estado óptimo lo antes posible. Después de un gran esfuerzo, lo mejor es una recuperación activa, es decir, rodar muy suave los días posteriores, sea corriendo o en bici. Si al día siguiente ya puedes rodar un poco después lo agradecerás.
  • Usa compresores. Muchas personas usan compresores, sea para gemelos, o cuádriceps, o de pierna entera para correr, pero no los utilizan a la hora de recuperar. De hecho, yo mismo, a medida que mis piernas se han ido acostumbrando a las distancias, cada vez los he utilizado menos para distancias que antes los utilizaba, aunque eso, es muy personal. Pero sí los utilizo mucho el mismo día después de la carrera o el entrenamiento, a veces incluso al día siguiente. Los compresores activan la circulación y favorecen el retorno venoso de tus piernas, así que haz uso de ellos siempre que puedas las horas posteriores al entrenamiento intenso o carrera.

No siempre hay tiempo para todo, pero cuántos más pasos de estos podáis hacer, mejor y más rápidamente os recuperaréis, ¡y así poder volver al estado normal en el mínimo tiempo posible!