Pros y contras de correr descalzo

By 10/02/2017 General No Comments
barefoot_Bravento

Desde hace algunos años cada vez está más en auge el “barefoot” o lo que es lo mismo correr descalzo pero no es una novedad, ya en 1960 Abebe Bikila ganó el Oro en la prueba de maratón de las JJ.OO de Roma de 1960. Como Brave que eres seguro que se te ha pasado por la cabeza, o incluso ya has comenzado a correr sin calzado pero queremos profundizar en qué beneficios y qué inconvenientes tiene esta práctica.

Ventajas

  • Ayuda a evitar lesiones. “El pie está diseñado para correr descalzo” seguramente has oído alguna vez esta afirmación. Lo cierto es que nuestro pie cuenta con un increíble sistema de amortiguación. Gran parte de los corredores solemos pisar con el talón, en cambio cuando corremos sin calzado el apoyo lo realizamos con la parte delantera del pie. Al pisar de esta forma, repartimos el paso entre el arco y los dedos. En cambio, al apoyar con el talón se manda una tensión muy grande a la rodilla y a la cadera, que termina afectando a la zona lumbar de la espalda.
  • La distancia recorrida aumenta: Al correr descalzo la zancada se hace más pequeña pero aumentas la velocidad  y puedes recorrer más distancia en el mismo tiempo que con las zapatillas. Además, al hacer las zancadas más pequeñas el peso que se ejerce en el impacto contra el suelo es menor.
  • Mejoras la musculatura y la postura: Aumentarás la musculatura de tus pies y  fortaleces los ligamentos que normalmente no ejercitamos. También notarás una mejora en tu postura porque irás más erguido ya que al correr con zapatillas con tiendes a echar el cuerpo hacía atrás.
  • El gasto energético es menor: Según una investigación del Dr. Lieberman, publicada en Medicine & Science in Sports & Exercise en 2012, el consumo máximo de oxigeno desciende en un 5,7% a los que corren sin calzado. Por lo que se deduce que correr descalzo se obtiene una modesta pero significativa eficiencia energética, se consumen menos energía a misma velocidad de carrera, por lo que el barefoot ayuda la economía de carrera. Si quieres profundizar más en este estudio te proponemos leer el artículo de Power Explosive que explican muy bien los resultados.

Desventajas

  • La piel de nuestro pie no está adaptada: Es cierto que la morfología de nuestro pie está hecha para amortiguar, pero al llevar con calzado desde la niñez nuestra piel no está preparada para enfrentarse al asfalto o caminos de tierra. No podemos imitar a personas que llevan toda la vida andando o corriendo descalzos quienes han desarrollado un capa de piel más gruesa, grasa y un pie con ligamentos más adaptados,  Abebe Bikila llevaba más de 20 años corriendo descalzo antes de ganar el oro.
  • Es un proceso lento: Si decides de la noche a la mañana quitarte las zapatillas y comenzar a correr descalzo en lugar de evitar lesiones, seguramente te provoques una muy grave. Como pasa con la piel, hemos acostumbrado a nuestro pie a depender de otra amortiguación por lo debes enseñarle poco a poco como cambiar la pisada, asimilar la nueva cadencia . Es un proceso que puede llevar meses o incluso años y siempre debe ser controlado por un especialista.
  • No es conveniente para personas muy pronadoras o con alguna asimetría entre piernas: Al correr descalzo no tenemos ningún elemento que nos ayude a controlar la pronación por lo que podemos sufrir un valgo de rodilla y lesiones de ligamento o meniscos; en el caso de la asimetría podemos tener problemas con la cadera y la zona lumbar.

Por lo tanto, si decides correr sin zapatillas te aconsejamos hablar antes con un especialista que primero te haga un estudio para saber si tus pies pueden llegar a correr sin ningún tipo de sujeción y si es que sí que te haga un plan para que puedas hacer ir haciendo la transición sin sufrir graves lesiones.