Una familia de Egoístas Positivos

La-familia-y-Alex

Raquel Sanchez es una Brave que ha corrido la Behobia 2015, la 35ª edición de la Carrera del Prat y la Media Maratón de Barcelona 2016.  Este año ya tiene planeado enfrentarse a la Maratón de Barcelona, la de Vitoria y puede que la de Madrid. Lo que diferencia a Raquel de otros braves es que ella siente como nadie el viento en la cara durante las carreras, porque Raquel corre sentada en su silla de ruedas empujada por los Egoístas Positivos.

Raquel_EgosimoPositivo_Bravento

Raquel Sánchez, en una carrera de Egoísmo Positivo

Todo comenzó hace casi un año cuando Agustín, el padre de Raquel, recibió la llamada de Alex Parreño (uno de los actuales fundadores junto a Jesús Oliver de Egoísmo Positivo ) para animarles a correr con un grupo la Maratón de Barcelona. A Agustín le entusiasmó la idea, el problema fue que la silla de Raquel no estaba adaptada para aguantar los 42, 192 metros de la prueba reina. “Era sábado por la tarde, llamamos a unas cuantas farmacias para alquilar una silla, pero que va, estaba todo cerrado. Entonces, recordé que en el trastero teníamos una silla vieja, me puse manos a la obra e hice un MacGyver; nada iba a quitarle la ilusión a mi hija.” Relata orgulloso Agustín.  Así se estrenó Raquel, con su silla customizada, en la Maratón de Barcelona, nada más y nada menos.  Por lo que pudimos comprobar, a ella aún se le ilumina la cara cuando recuerda aquel gran día. Pero, probablemente es porque ese día fue mucho más que el inicio de su papel como corredora de grandes pruebas. Aquella mañana, también supuso el pistoletazo de salida de una aventura que uniría aún más a su familia, que le rodearía de nuevos amigos y que le permitiría soñar con metas increíbles. 

JesusyAlex_EgoismoPositivo_Bravento

Jesús y Alex fundadores de Egoísmo Positivo

Tras la maratón, Alex les explicó a la familia que iban a crear junto a Jesús Egoísmo Positivo un proyecto de integración a través del deporte, en el que se comparten ilusiones porque como los propios protagonistas explican, las emociones que se viven son muy intensas y los que empujan las sillas reciben mucho más de lo que dan. Marina, la hermana pequeña de Raquel lo explica perfectamente. “Lo que viví en la carrera del Prat fue bestial”. La 35ª edición de la carrera del Prat de Llobregat fue la primera en la que las tres hermanas, Raquel, Ester y Marina, y su padre corrían junto a Egoísmo Positivo. “Yo no había entrenado nada, eran 10 km y yo el 8º ya me quería morir. Pero veía a mi hermana tan feliz junto al resto de los chicos, cuando la miraba y la veía reír me cargaba de fuerza para seguir, lo quería conseguir por ellos. Por otro lado, a pesar de que los había conocido esa misma mañana todos los integrantes de Egoísmo Positivo me acompañaban y me animaban a continuar. La verdad es que no hay palabras para describir cómo es posible sacar fuerzas de donde no las hay gracias a los ánimos de los compañeros, hay que vivirlo.” Explica Marina, bajo la atenta mirada de Raquel quién no puede esconder el orgullo por su hermana pequeña. Para Ester, la hermana mediana, ésta carrera también fue especial. Ella es la “más deportista de la familia” según su padre, así que era una de las encargadas de empujar la silla de Raquel durante el recorrido, “pero la verdad fue que me pasé toda la carrera del principio al final del grupo para ir animando a Marina que se iba quedando poco a poco atrás. Sin duda, cuando cruzamos las tres con mi padre la meta fue para nosotros nuestro momento más Brave, Marina y yo nos fundimos en un abrazo que nunca olvidaré. Lo habíamos logrado todos juntos”  Cuenta emocionada Ester.

RaquelEsterMarina_EgoismoPositivo_bravento

Poder compartir ese tiempo con sus tres hijas y ver como se divierten juntas es lo que más valora Agustín de Egoísmo Positivo. No importan los madrugones,  los kilómetros de coches (la familia se mueve en coche por toda España, es lo más cómodo para llevar la silla) o tener que hacer de MacGyver de vez en cuando y los gastos que supone. Para Agustín, lo que siente “no se paga con dinero.”

Ana, la otra gran protagonista de esta historia de superación y la madre de la familia Sanchez, afirma que Egoísmo Positivo les ha cambiado la vida. “Estamos muy agradecidos, por la oportunidad de que Raquel pueda participar en este

RaquelAgustinyAna_EgoismoPositivo_Bravento

Raquel con sus padres Agustin y Ana

tipo de eventos a los que antes nunca habíamos podido ir. A mi hija mayor se le suelen pegar un poco las sábanas por la mañana, pero el día que hay carrera se levanta casi antes que yo, y es que le puede más la ilusión que el sueño”. Un claro ejemplo de integración, aunque no en todas las carreras se entiende igual. Los organizadores quieren apoyar la integración pero luego limitan la participación de sillas de ruedas. “No entienden que venimos a participar y no a estorbar, nos organizamos bien y cuando el trayecto se estrecha nos colocamos en fila de uno a la derecha para no interrumpir el paso. La integración de verdad será el día que nadie se sorprenda porque hay sillas de ruedas en una carrera“. Reclama la familia Sanchez.

Behobia_FamiliaSanchez_EgoismoPositivo_Behobia

Egoismo Positivo en la Behobia 2015

“¿Cómo te sientes en las carreras Raquel?”, le preguntamos el día que la conocimos y esta treintañera de pelo corto, nos contesta: “Siento mucha emoción, me gusta mucho y me divierto mucho. No sé ya ni cuántas carreras hemos hecho, pero lo mejor es llegar todos juntos. Me emocionó mucho cuando el público nos anima, como en la Behobia”. La familia entera guarda un gran recuerdo de la Behobia, “cómo animan los vecinos durante todo el recorrido es increíble, se te contagia” confirma Ana que es la animadora oficial de su familia. “Durante la carrera los participantes se hacían fotos con nosotros, recuerdo uno que nos dijo: si todas las personas fueran el 1%  como vosotros el mundo sería mejor.  Y es que cuando te pones la camiseta de Egoísmo Positivo sientes que te transformas en un superhéroe“. Afirman entre todos.

Como cualquier buen equipo esta familia también tiene un sueño que quieren cumplir, la maratón de Nueva York. “Empiezas de broma diciéndolo, y poco a poco te lo empiezas a plantear” afirma Ana. ” A mi volar no me gusta mucho pero por ellas me meto las horas que hagan falta en un avión” puntualiza Agustín ante los ojos atentos de todas sus chicas.

Esperamos que cumplan su sueño, mientras tanto, nosotros agradecemos a Egoísmo Positivo y a la familia Sánchez que nos demuestren que podemos hacer un mundo mejor.

FamiliaSanchezyAlex_EgoismoPositivo_Bravento

La familia al completo con Alex, su cómplice en la aventura.

Os animamos a todos a vivir la gran experiencia de ser un egoísta positivo. Nosotros muy pronto os contaremos novedades de Bravento relacionadas con este magnifico proyecto.