Evita molestias que te impidan disfrutar corriendo

By 27/09/2016 Running No Comments
runner-hurt-r

A veces no podemos correr más porque estamos agotados, a veces por nuestro estado de ánimo, a veces porque sólo tenemos ese rato entre el trabajo y la familia, o los amigos, o la pareja, y a veces porque no nos da la gana. Pero ¿y esos días que estas pletórico, lleno de energía, y que tienes sed de kilómetros y te comerías el mundo, pero no puedes porque te ha salido una ampolla, o empiezas a rozarte con la camiseta o el pantalón y eso acaba siendo una tortura? que rabia ¿verdad? Vamos a dar un repaso a la cosas básicas a tener en cuenta para que eso no nos suceda. Porque todos sufriremos algún día de una lesión, una carga muscular, o un día de bajón, ¡pero hay cosas que siempre se pueden evitar!

  • El calzado. Una de las cosas más difíciles de escoger hasta que uno mismo se va conociendo, o va interpretando las sensaciones a la hora de comprar un calzado. Cuando vayas a por tu par de zapatillas nuevas, no te dejes eclipsar por los colores, o por el modelo que lleva ese corredor que te gusta tanto. Cálzatelas, camina por la tienda, pruébalas, da unos pocos pasos como si empezaras a correr. Que no te dé vergüenza. Después te arrepentirás cuando se queden en el fondo del armario, y tengas que desembolsar el dinero otra vez para unas nuevas. Es importante que cuando camines con ellas la sensación ya sea buena, si te sientes a gusto caminando, probablemente te sientas bien al correr. Para evitar rozaduras en la parte delantera debe sobrar un dedo por la punta de la zapatilla, y que la horma sea apta a la forma de tu pie. La zona delantera del calzado no debe apretar, piensa que la parte que debe coger bien el pie es la del empeine, el tobillo y el talón. Toda la zona trasera es la que sujetará tu zapatilla en el sitio. Pero la parte delantera no debe apretar, cada uno tiene una anchura y forma de pie, y por eso el calzado que me va bien a mí, no le va bien a otro. Los dedos del pie deben tener movilidad, porque cada uno tiene su función. No deben ir apretujados y limitados de movimiento. Si compras un calzado transpirable, en el que tu pie pueda ir bien sujeto pero con libertad de movimiento en la zona delantera, seguro evitarás muchas rozaduras y ampollas.
  • Los calcetines también son un punto clave para evitar ampollas. Vale la pena gastar unos pocos euros en unos calcetines técnicos, diseñados para correr. Tienen otro tipo de tejido, que hará que el sudor evapore mucho más rápido. Algunos de ellos también llevan acolchado, y punto de presión para ayudarnos en larga distancia. Un truco donde puedes ver si un calcetín es bueno para correr, es que sale prácticamente seco de la lavadora. Lo mismo pasa con la ropa técnica para hacer deporte de calidad.
  • El milagro anti-rozaduras, la vaselina. Cuándo empiezas a correr quizás digas, ¿vaselina?¿ Cómo? Quita, quita, yo no voy a ponerme eso, ¿para qué? Pero si empiezas a correr media y larga distancia, la vaselina va a ser tu gran amiga. Las chicas estáis de suerte, porque al llevar sujetador estáis protegidas de uno de los primeros puntos donde aparecen rozaduras y que acaban siendo un infierno. Pero estas rozaduras también aparecen por la zona interior de los muslos, ingles, y otros lugares, así que seguro que también le encontraréis un uso. Dependerá de la forma del cuerpo, la calidad del material que utilicemos, y lo delicada que tengamos la piel. Pero creerme que aparecen, y poder evitarlas es un alivio.
  • El sudor. Eso no lo podemos evitar, porque es un proceso natural del cuerpo, y sino evaporamos el calor, mal vamos. Pero sí podemos evitar alguna molestia que causa, como el picor en los ojos. Muchas personas tienen un sudor excesivamente salado, y al entrar en contacto con los ojos, produce picor e incluso irritación. Si estamos en época de verano donde la sudoración es mayor, la sensación puede llegar a ser muy molesta. Si hacemos uso de un pañuelo, o algún tipo de gorra, visera, o tejido que lo absorba, conseguiremos que gran parte del sudor se quede en esa prenda y no vaya a nuestros ojos.

 

Estas 4 simples cosas pueden hacer que nuestra sensación al correr sea mucho más placentera, son pequeños detalles que marcan una gran diferencia en la calidad de nuestros entrenamientos o competiciones. Sentirte mejor hará que te centres mucho más en tí y en tu momento.