Michael Phelps compite contra un tiburón blanco

By 23/08/2017 Swim No Comments
michael phelps

Estamos ante lo que podríamos denominar un auténtico reto brave, uno de esos casos en los que una persona decide superarse por encima de toda lógica: Michael Phelps se ha medido en una competición de 100 metros ante un poderoso tiburón blanco.

PhelpsvShark-bannerv2-1024x576

Discovery Shark Week

Todo ha sido parte de uno de los documentales que la cadena Discovery Channel lanza de forma anual bajo el nombre de Discovery Shark Week, una semana de documentales en honor a estos grandes depredadores del océano. La cadena invitó a Phelps a nadar con tiburones y como cierre del documental se organizó una carrera entre el nadador y un tiburón blanco, que se emitió en exclusiva en Discovery Channel.

Evidentemente, el nadador no se encontraba junto al tiburón durante la competición, sino que ambos nadaron la misma distancia de forma separada y se hizo un cálculo aproximado del tiempo que cada uno había tardado en terminar el recorrido.
Esta competición ha sido todo un reto para el medallista olímpico, ya que, aunque el tiburón no se encontrase a su lado, Phelps tampoco está acostumbrado a nadar en aguas abiertas y menos a temperaturas tan bajas (12 grados) como las que se encontró en la costa sudafricana, dónde se grabó el documental.

A esto hay que añadir el hecho de que el tiburón blanco es, por cuestiones fisiológicas, más rápido en el agua que ningún ser humano, aunque el ser humano en cuestión sea una leyenda de la natación. Un tiburón blanco puede llegar a nadar a 40 km/hora mientras que Michael Phelps conseguiría llegar a los 10 km/hora. Pero, por fortuna para Phelps, en la competición organizada por Discovery Channel el tiburón tan sólo se llevó la victoria por 2 segundos de diferencia: 36’1 segundos frente a los 38’1 del medallista olímpico.

Michael Phelps
Este ha sido un ejemplo más de como los deportistas, apoyados por las grandes marcas, continúan día tras día poniendo a prueba sus límites. Y tampoco ha sido la primera vez en que un atleta ha decidido medir sus condiciones físicas ante las de un animal. Uno de los primeros ejemplos fue el atleta olímpico Jesse Owens que competía frente a caballos como forma de ganarse la vida después de los Juegos Olímpicos de Berlín. A este le siguieron otros como Bryan Habana que corrió contra un guepardo, o Filippo Magnini que nadó frente a un delfín.
Más allá del deporte, este tipo de competiciones tan mediáticas se basan en el espectáculo que ofrecen al público, pero debemos reconocer que las ganas de superarse y la ambición que tienen estos grandes atletas son un ejemplo para todos. Sólo los mejores deciden competir hasta el final a sabiendas de que no tienen ninguna posibilidad.