¿Cómo escoger sillín para la bici?

By 22/05/2017 Bike No Comments
sillín para la bici

Escoger el sillín para la bici no es algo tan sencillo y simple como parece. Tiene más importancia de la crees.

¿Qué aspectos has de tener en cuenta? Lo fundamental es que el sillín debe adaptarse a nuestra anatomía. Seguro que no es la primera vez que escuchas que la bici debe adaptarse a nosotros y no nosotros a la bici. ¡Pues tenlo en cuenta siempre!

  • Anchura del sillín. La parte de nuestro cuerpo sobre la que va a caer todo nuestro peso se llama “Tuberosidad Isquiática” y esa distancia variará entre hombres y mujeres. Y es justo esa distancia la que debemos medir para encontrar un sillín que se acomode a nosotros.

sillín para la bici

¿Qué pasaría si usáramos un sillín que no se corresponde a nuestra anatomía? Sufriríamos dolores, rozaduras y puede que alguna lesión incómoda.

  • Longitud y forma. No es una medida a tener muy en cuenta como pasa con la anchura pero sí que dependerá del tipo de modalidad que practiquemos (Carretera, montaña o triatlón) ya que en base a ello querremos más o menos movilidad hacia adelante o hacia atrás para acomodarnos en la posición sobre el sillín.

De forma general hay dos tipos: en forma de T (estrecho en el morro y en la transición hacia la parte anterior) y en forma de pera (presenta una transición más escalonada). Si quieres mantener una posición fija, escogerás el sillín en gorma de T pero si quieres más movilidad, te decantarás por la forma de pera.

  • Apoyo: la base de todo. En las dos imágenes siguientes, en la de la izquierda el apoyo se está realizando sobre tejido blando y a la larga será perjudicial sin duda mientras que en la imagen de la derecha el apoyo se produce en la parte trasera lo que supone lo ideal.sillín para la bici

Con tantos datos puede que te encuentres un poco colapsado pero te resumimos de forma muy breve para que tengas en cuenta estos pasos a la hora de escoger sillín:

  1. Mide tus isquios.
  2. Escoge la forma según tu forma de montar en bici.
  3. Escoge la curvatura del sillín en base a tu experiencia con otros sillines.
  4. Elige los materiales dependiendo del presupuesto del que dispongas.