Solo tú te puedes poner límites

¿Conocéis la historia de la familia Hoyt? Se trata de una gran historia de superación . Todo empezó al poco tiempo de nacer Rick el pequeño de la familia. Fue un parto complicado, y desgraciadamente al nacer el cordón umbilical se le enrollo en el cuello causándole una parálisis cerebral. Allí los médicos le dijeron a Dick Hoyt que su hijo quedaría en estado vegetal de por vida.

Aun así , Dick y su mujer intentaron darle a Rick una vida como la de cualquier otro niño. Con sudor y lágrimas  consiguieron incorporarle en una escuela pública, donde fue aceptado sin ningún problema .Un día un compañero de clase de Rick sufrió un accidente que le dejó paralítico y el colegio organizó una carrera benéfica para recaudar fondos. Entonces el niño le preguntó a su padre si correría con él. Dick que nunca había corrido  acepto hacerlo empujando a su hijo en una silla de ruedas.

Rick: ‘’Por primera vez no me siento un discapacitado’’

Poco a poco empezaron a correr más. Hasta que un día el hijo le pregunto :  ‘’¿Papa correrías conmigo un triatlón”?

La respuesta del padre ya os la podéis imaginar. A la hora de nadar Rick viajaba en una pequeña balsa . Cuando montaban en bicicleta iba en un asiento frontal . Y corriendo como ya era habitual, Dick lo hacía empujando la silla de ruedas de su hijo. Y parece que les gustó, porque desde el año 1977 han participado en más de 1.000 carreras.

Hoy os invitamos a ver una película inspirada en esta maravillosa historia de superación . Se trata de : Con todas nuestras fuerzas , lanzada en 2013 en Toronto pero que llega ahora nuestras pantallas. Una magnifica historia de superación.

 

EL AMOR FAMILIAR ES CAPAZ DE SUPERAR CUALQUIER FRONTERA